¡Vaya mezcla!

Descripción de la experiencia:

Se trata de una recopilación de seis sencillas experiencias prácticas de laboratorio para trabajar de forma experimental la separación de los componentes de mezclas homogéneas y heterogéneas mediante filtración, separación magnética, cristalización, decantación, cromatografía y destilación.

 

Marco curricular:

Experiencias adecuadas a los contenidos de Física y Química de 2ºESO.

 

Objetivos didácticos:

Las experiencias de laboratorio tienen por objetivo:

  • Familiarizar al alumnado con operaciones, materiales, montajes y normas de seguridad habituales en los laboratorios de física y química.
  • Aplicar a contextos reales la distinción entre mezclas homogéneas y heterogéneas.
  • Fomentar la observación crítica y detallada de hechos experimentales, siendo capaz de razonar los fundamentos físicos y químicos que permiten explicar los mismos.
  • Valorar la importancia de las técnicas de separación en la vida cotidiana, la historia de la ciencia y la industria.
  • Reconocer la naturaleza experimental de la ciencia como actividad humana.

Desarrollo de la experiencia de enseñanza-aprendizaje:

Las seis sencillas técnicas propuestas son las siguientes:

Técnica 1: El misterioso vómito de dragón (filtración)

Si bien el azufre y el agua no son solubles entre sí, su mezcla puede serultar de gran interés para poner en práctica la técnica de filtración. El mayor tamaño de las moléculas de azufre (S8) en comparación con las moléculas de agua (H2O) permite explicar que solo las primeras puedan atravesar los poros del papel de filtro. El azufre quedaría en el embudo (sobre el papel de filtro), en forma de sólido pastoso que se puede dejar secar (de este modo puede reutilizarse para otra práctica) y el agua sería recogida en el recipiente inferior sobre el que se dispone el embudo. 


Técnica 2: Metales voladores (separación magnética)

Mezclar sal común (NaCl) y limaduras o pequeñas esferas de hierro (Fe) puede servir para que el alumnado reconozca fácilmente el interés de las propiedades magnéticas del hierro y otros materiales ferromagnéticos para ser atraídos por un imán. De forma sencilla y segura se pueden separar las esferas de hierro usando un imán. Se recomienda rodear el imán de papel (sirve papel de filtro) para que luego sea más sencillo dejar las limaduras o pequeñas esferas de hierro separadas en otro recipiente. 


Técnica 3: Zumo de pitufo (cristalización)

La disolución acuosa de sulfato de cobre (CuSO4) tiene un color azul llamativo para el alumnado. Al verterla en un cristalizador y dejarlo al sol, el agua se evapora lentamente, observándose la aparición de los cristales de sulfato de cobre.


Técnica 4: Esto no se mezcla (decantación)

Al introducir agua y aceite en un embudo de decantación, agitarlo y dejarlo reposar, el alumnado observará la conformación de un sistema material con dos fases claramente diferenciadas: el aceite (de menor densidad) en la parte superior y el agua (de mayor densidad) en la parte inferior. La diferencia de densidades permite la separación de ambas sustancias. No obstante, también es de interés mencionar la limitación de la técnica al observase las irregularidades que pueden aparecer en la interfase.



Técnica 5: "Escribir con color" (cromatografía)


Técnica 6: La herencia de los alquimistas (destilación)